encabezado
 
Cómo enfrentar a un oponente armado

Si algo he aprendido en mis años de ver películas de artes marciales, es un hecho que todo practicante de artes marciales debe enfrentar, en algún momento de su vida, a un oponente armado. En base a la experiencia adquirida en mis (escasos) años de práctica del karate es que les presento el siguiente cuadro, el cual les explicará de manera directa y didáctica cómo debe reaccionar un artista marcial frente a un asaltante armado, en base a la graduación individual:

10º Kyu: Usted acaba de empezar a practicar, probablemente la semana pasada. En esta etapa de su entrenamiento, lo mejor que puede hacer es comprarse un arma.
9º Kyu: Igual que el caso anterior, pero ahora debe comportarse con serenidad y compostura mientras empuña el arma. Después de todo, usted está transitando el camino marcial, por lo que no es correcto que utilice expresiones tales como "te voy a llenar de agujeros, te voy a llenar" o similares. Se sugiere reemplazar la risa malvada anterior al disparo por una leve reverencia.
8º Kyu: Ya en esta etapa Ud. debe comenzar a valerse por sí mismo, por lo que se recomienda sustituir el uso de un arma por las primeras técnicas básicas. La siguiente técnica ha demostrado buenos resultados: al momento de ser amenazado, entregue la billetera (incluso si no se la han solicitado), arrójese al piso, hágase una bolita y llore desconsoladamente. Chuparse el dedo es opcional.
7º Kyu: Similar al paso anterior, pero al menos ahora debe hacerse una bolita de manera marcial, manteniendo la postura firme y llorando con un mínimo de ruido. Intentar entablar conversación con su oponente es aceptable. Chuparse el dedo no. En este punto, usted debe deshacerse de su arma de manera definitiva.
6º Kyu: ¿Qué parte de "deshacerse de su arma" no le ha quedado clara? Entregue su arma a su instructor asignado lo antes posible.
5º Kyu: Usted ya debería haber aprendido a tirar un par de golpes de manera correcta, por lo que puede comenzar a intentar algún contrataque, en tanto y en cuanto su oponente...

  • ... empuñe como "arma" una banana, pepino o fruta similar que debería haber escondido en el bolsillo pero se olvidó
  • ... sostenga un cuchillo por el lado del filo, fruto del apuro por asaltarlo
  • ... se distraiga mirando el cañón del arma para asegurarse que esté cargada

En caso contrario, es altamente recomendable seguir con el procedimiento usual (arrojarse al piso, etc.).

4º Kyu: Ud. ha alcanzado el punto de su entrenamiento en el cual se cree invencible, por lo que es altamente recomendable que enfrente de manera agresiva a su oponente, le haga burlas y diga cosas como "quién te crees que sos, salame..." (recuerde que esta será la única ocasión en la cual Ud. puede salirse del camino marcial). Esto probablemente irá en detrimento de su integridad física, pero será útil para enseñarle a Ud. la humildad propia del practicante de artes marciales (asumiendo que sobreviva al encuentro, por supuesto).
3º Kyu: Tras haber gastado fortunas en cintos de diversos colores que no tiene intención de volver a utilizar, Ud. ha aprendido en su camino el valor del dinero. Ésto le generará una relación más estrecha con su billetera, por lo cual no es imposible que, en caso de ser atacado, Ud. considere seriamente la posibilidad de resistir. Si bien esta actitud será corregida de manera casi inmediata por su atacante, esto probará que el espíritu del artista marcial late dentro suyo. Siga entrenando.
2º Kyu: En este punto de su carrera (cerca de 4 años si su escuela es seria, o 6 meses si su maestro enseña un estilo super secreto aprendido de un monje no identificado en algún lugar de un país misterioso) Ud. ha comenzado a entender el camino de las artes marciales, y es probable que incluso haya conseguido esquivar alguno de los numerosos golpes que le propinan sus superiores con regularidad. Recuerde: no desespere, la venganza es un plato que se sirve mejor frío, y llegará el día en que pueda descargar todo su odio acumulado durante años (o en 6 meses si su instructor bla bla bla) con los alumnos nuevos.
1º Kyu: Con su inminente examen para cinto negro, lo más probable es que Ud. esté en un estado constante de agotamiento, fruto de la práctica contínua y el miedo a rendir mal y perder el efectivo invertido en el examen. Así, en caso de ser atacado, usted deberá explicarle mediante señas y gestos al asaltante dónde se encuentra su billetera o, en el excepcional caso de que pueda aún levantar sus brazos, entregársela Ud. mismo. No olvide terminar el asunto con una reverencia, acorde a su graduación marcial.
1º Dan: Usted es ahora invencible, y no existe oponente sobre la tierra capaz de rozarlo siquiera. Ahora en serio: en esta etapa usted está moderadamente capacitado para enfrentar a su oponente, en tanto y en cuanto el mismo tenga la amabilidad de pararse a menos de 3 pasos de distancia. Pasada esa distancia, usted deberá resignarse a su inminente final de manera serena y calmada. Tal vez no debería haberse deshecho de su arma.
2º Dan: En este punto de su entrenamiento, Ud. está acostumbrado a recibir golpes de todo tipo de manera constante de parte de sus superiores, por lo que un oponente armado con elementos contusivos (garrotes, palos, frutas de gran tamaño o equipamiento informático) no representa un rival para usted. Caso contrario, deberá seguir entrenando. Una notable excepción: si su escuela es responsable de alguna manera del movimiento conocido como la grulla, se sugiere intentarlo contra su oponente. Esto no le será de la más mínima utilidad, pero será una forma de terminar con los chistes de Karate Kid que han plagado a las escuelas durante años.
3º Dan: En esta etapa de su entrenamiento Ud. comienza su camino como instructor, probablemente como ayudante de clase, por lo que está autorizado a golpear a sus alumnos más pequeños. Esta práctica contínua le enseñará (mediante ensayo y error) dónde y cómo golpear a otras personas, conocimiento que puede utilizar en caso de verse frente a un oponente armado. En este tipo de combates (si es que Ud. decide combatir), hay dos reglas importantes que debe recordar:

  • Si su oponente empuña un arma de fuego, la bala sale por el frente. No se deje disparar.
  • Si su oponente empuña un arma de corte, la punta del arma corta. No se deje cortar.

Probablemente le tome a Ud. unos años comprender el significado de estas palabras, pero no se desanime.

4º Dan: Usted ya es un instructor reconocido, con alumnos que siguen sus enseñanzas, por lo que en caso de ser atacado usted está autorizado a ordenar a uno de sus alumnos tomar su lugar. En caso de que su oponente empuñe un revolver clásico, todo el asunto no debería requerir más de 6 alumnos. En caso contrario, tal vez deba considerar ampliar su escuela.
5º Dan: En este punto, sus alumnos deben haber comenzado a abrir sus propiar escuelas, relevándolo a Ud. de la tarea de tomar nuevos alumnos. Es en este punto de su carrera marcial cuando Ud. puede dedicarse de llevar su técnica a niveles sobrehumanos. Algunos instructores de este nivel son capaces de recibir una bala de lleno sin que la misma pueda hacer otra cosa que rebotar en sus abundantes músculos, así que enfrentarse a un oponente armado no debería significar para usted un gran problema.
6º Dan: Un maestro de este nivel ya debe ser capaz de esquivar balas (si lo considerara necesario - recuerde que la misma no debería poder traspasar la capa de músculos que lo recubre), soportar golpes y, en caso de estar bajos sus niveles de hierro, masticar cuchillos. Sus alumnos lo considerarán casi un dios viviente, por lo que no será necesario evitar siquiera el ataque - serán sus propios alumnos quienes saltarán ante el peligro a protegerlo con sus cuerpos. Ud. no debe abusar de esta devoción, haciéndolos hacer cola en el supermercado u obligándolos a pagar sus impuestos. Recuerde: con un gran poder, viene una gran responsabilidad.
7º Dan: Usted es ahora un instructor reconocido a nivel nacional. Esto le significará, entre otras cosas, que sus ingresos en concepto de examen aumentarán en gran manera, por lo que usted puede darse el lujo de decidir no atacar a su oponente, en tanto y en cuanto recuerde llevar siempre con usted efectivo en billetes pequeños de baja denominación. Caso contrario, usted debería ser capaz de neutralizar a un oponente a 50m. con un simple golpe de puño. Si Ud. aún no ha alcanzado este nivel de habilidad, deberá entrenar con más empeño.
8º Dan: Habiendo alcanzado este nivel de maestría del arte marcial, Ud. puede liquidar a un oponente con el pensamiento. Una vez que haya aprendido no sólo a eliminar, sino también a manipular a sus oponentes con la mente, Ud. sabrá que puede considerar rendir su próxima graduación. Se ha registrado un caso de un maestro que, enfrentado por un asaltante, lo obligó a deponer su actitud, entregar su arma, ayudarlo a mudarse, trabajar en la Secretaría de la escuela durante 5 años y ser su padrino de bodas, tras lo cual el asaltante fue llevado a la comisaría del barrio y entregado a las autoridades.
9º Dan: Usted es un posible candidato en la sucesión del maestro de la escuela, por lo que la posibilidad de enfrentarse a oponentes armados aumenta. En estos casos, Ud. está autorizado a utilizar el movimiento secreto del estilo (varía de escuela en escuela, aunque generalmente tiende a ser una bola de energía de altísimo poder) para liquidarlos a todos.
10º Dan: Usted es ahora la cabeza de su escuela, reconocido en todo el mundo, adorado por las mujeres y odiado por los hombres. En este punto, Ud. tiene también no menos de 80 años y unas articulaciones que crujen por todos lados, producto de años de golpearlas contra otras personas. Dado que usted será blanco permanente de asesinos internacionales contratadas tanto por escuelas rivales como por discípulos envidiosos, se recomienda conseguir un arma.

Espero que esta información le haya resultado útil.

Este fue un servicio de bien público

 
encabezado